Especias de Portugal

especias

Si algo es evidente es la cantidad de especias que llegó a Europa, ya sea desde América o desde Oriente, no obstante resulta peculiar lo bien que supieron incorporarlas los portugueses a su gastronomía para cambiar el curso de la cocina de los siglos XV y XVI.

No es algo de extrañar ya que Portugal siempre ha sido un país con una gran superficie de costa y con una gran tradición marina, es decir, con los ingredientes perfectos para ser grandes comerciantes. El tema de las especias se remonta a la caída de Constantinopla a manos del Imperio Turco. Con la caída del Imperio Romano de Oriente las dos grandes potencias de la época (España y Portugal) deciden buscar nuevas rutas hacia las Indias.

 

Portugal inicia una ruta comercial

 

Portugal decide bordear África iniciando una nueva ruta comercial que no solo le sirve para expandirse territorialmente, sino también para restablecer las comunicaciones que habían cortado los otomanos.

Piensa que no fue tarea fácil para aquellos aventureros bordear un continente tan grande como el africano, por lo que si lo hacían tenía que ser porque verdaderamente se escondía algo valioso detrás. También los españoles pudieron observar que verdaderamente el comercio con las Indias era algo que no se podía perder tan a la ligera.

 

¿Qué especias se encontraron los portugueses?

 

Se encontraron múltiples y estas especias normalmente procedían de las Islas Molucas, bautizada como isla de las Especias.

 

Por ejemplo, una de ellas era la canela, la cual seguro que no te es para nada desconocida.

 

La canela procede del árbol que le da nombre, el cual es perennifolio y es nativo de la Indochina y de la India. Sus propiedades en China no estaban destinadas puramente a la cocina, como así fue en Portugal sino que tenía una mayor importancia en lo relativo a la medicina tradicional. Esta medicina tenía una gran importancia a la hora de solucionar problemas de corazón, de hígado y de riñón.

En Portugal, como hemos señalado, se usó más para la repostería por su indudable buen sabor, fruto de ello fueron platos como el arroz doce. El arroz doce lleva incorporada la canela, y aunque pueda parecer que apenas sirve de adorno, es lo que realmente permite que el sabor sea tan inconfundible. Otro postre que cuenta con canela es las queijadas de Sintra, las cuales además de contar con huevo fresco se les espolvorea canela para lograr un mejor sabor y que estén más ricas.

 

El clavo un condimento con gran auge en Europa y Portugal

 

Otra especia que ha tenido un gran auge en la cocina europea y en la portuguesa ha sido el clavo. El clavo procede de las flores que no se abren del árbol del clavo y son una especia utilizada desde tiempos inmemoriales. El clavo procede fundamental de Indonesia y de Madagascar, aunque también crece de forma natural en algunas zonas de África. No obstante, la historia nos demuestra que hasta tiempos modernos únicamente se encontraban en las Islas de las especias. De hecho, los portugueses trajeron cantidades ingentes de clavo a Europa.

El clavo en aquella época era una de las especias más valoradas llegando a costar un kilo del mismo unos 7 gramos de oro. Para que te hagas una idea, era como el azafrán de nuestra época. No obstante, al igual que con la canela, los chinos la utilizaban como medicina tradicional, por ejemplo, para mejorar el mal aliento y para otra serie de usos relacionados con la odontología.

 

No podemos olvidarnos de la pimienta, la cual tiene importancia a nivel mundial como especia.

 

En todos los lugares del planeta conocen esta especia. La pimienta fue introducida en Europa a través de Grecia por el conquistador Alejandro Magno. No obstante, hasta la Edad Media fue utilizada como moneda de cambio debido a su rareza. De hecho, diversos estudios aseguran que uno de los motivos por los que los portugueses se internaron en la ruta de las Indias fue para conseguir el monopolio de esta especia.

Debido a su gran sabor, la pimienta no fue encerrada en los usos de la medicina tradicional china, sino que se disfrutaba de ella, porque si algo tiene la pimienta es que es un gran potenciador del sabor. En Portugal se utiliza, por ejemplo, en el arroz caldoso, en concreto la variedad de la pimienta negra. También tiene vital importancia en platos tan reconocibles y tan portugueses como la caldeirada de peixe, el cual es un plato que usaban los pescadores para aprovechar el pescado que se rompía en las redes.

Por todo ello, como habrás podido observar el oriente ha influido mucho en la cocina europea y en especial en la de Portugal. Durante muchos años fue esta potencia la que tuvo el control del comercio con las Indias mientras los españoles descubrían las Américas. Desde luego, debemos dar gracias a que no se interrumpiera el comercio ya que si no nuestra gastronomía sería mucho más pobre.

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *